«Panem et circenses»

(Traducción al castellano, al final)

«Panem et circenses»

Un cap de setmana molt entretingut. Dissabte, pa amb tomàquet i botifarra. Diumenge, pa i futbol (o pa i bous, com vulgueu).

Dissabte.

Fou molt important l’empatx nacionalista de la mani de dissabte. Vam veure Passeig de Gràcia de gom a gom, amb estelades i grits d’independència, presidits per Montilla i el PSC. Hi havia una gentada, una multitud semblant a la cursa de El Corte Inglés.

Ens diuen que foren més d’un milió de persones, és a dir, en una superfície de 100.000 m2 hi havia més de 10 persones per metre quadrat. No ho poso en dubte, ja què a Catalunya tenim molts fets diferencials, i potser aquest és un altre. Com el do de la ubiqüitat, però a la inversa: a Catalunya tenim el fet diferencial de tenir 10 persones alhora en el mateix metre quadrat.

Jo ho vaig intentar a casa meva, amb la meva núvia, la seva germana i els meus veïns del cinquè, i no hi cabíem tots en el mateix metre quadrat, i això que estem tots primets gràcies a l’operació bikini i al plan Special K. Però clar, nosaltres som uns botiflers i no gaudim pas d’aquest do nacionalista d’estar deu persones alhora en el mateix punt. A més, mentre fèiem l’experiment  la meva núvia em va demanar “que corra el aire” entre la seva germana i jo. I és que la germana està per sucar-hi pa, com la meva núvia, però aquest és un altre tema.

Tinguem seny, si us plau: s’ha de reconèixer que la manifestació tingué una important participació, fou un impuls a favor del sobiranisme (i en contra d’Espanya), es va recordar l’existència d’una gran massa social obsessionada amb la cosa patriòtica. Però no eren pas un milió. A la mani, unes 100.000 persones, i encara gràcies, segons la superfície ocupada. I a tot Catalunya, els independentistes són entre el 15 i el 20% de la població, no més, segons estudis demogràfics de la Generalitat els quals s’estan corroborant amb les Consultes per la independència. En tot cas, cent mil persones és una xifra gens menyspreable.

Però l’autèntic èxit de la manifestació fou l’efecte red bull: va donar ales als sobiranistes els quals, si voten en massa a les properes eleccions de la tardor i, a més, es dóna el fet d’una alta abstenció com és costum, el vot sobiranista es veurà amplificat. Semblarà que siguin majoria a Catalunya. Per això, el triomf o fracàs de la manifestació ho podrem observar a les properes eleccions.

Diumenge.

Gràcies Déu meu per escoltar les meves pregàries!  Fou emocionant veure el gol d’Iniesta, celebrar el triomf d’Espanya amb la bandera nacional, i demostrar públicament l’orgull de ser espanyol a Catalunya, la qual cosa era impensable fa pocs anys.

Fa uns anys, si anaves per Les Rambles amb la bandera espanyola, rebies uns molt democràtics insults i atacs.  El millor que et podia passar era que et titllessin de feixista i et trenquessin la cara molt democràticament. Els catalans que no reneguem d’Espanya érem invisibles, fins ahir. Després de 30 anys de nacionalisme català i de silenci administrativament imposat, la gent va sortir al carrer de forma espontània, sense convocatòries, ni autocars, ni entrepans, ni subvencions. Només a Maria Cristina, eren 75.000 persones segons dades d’aquells que el dia anterior comptaven 10 persones per metre quadrat. Sembla ser que en 24 hores han aprés a comptar. O a restar, no ho sé.

Vaig poder constatar que entre nosaltres érem majoria els joves i adolescents. Gent de la meva generació i anteriors, menors de 30 anys, els quals hem menjat papilla nacionalista de petits, hem bussejat a la immersió lingüística educativa (i miraculosament no ens em ofegat pas), hem estat hipnotitzats pel tomàtic i el Club Súper 3, i se’ns ha fet entendre que vivíem de lloguer en un país que no era el nostre, com si fóssim els indis d’una reserva nord-americana. Doncs bé, ahir vàrem sortir de l’armari. Hi ha motiu per l’esperança!!!

No obstant això, hem de tenir seny. No podem basar la nostra catalanitat hispànica només en el futbol, perquè de la mateixa manera que ahir vam guanyar la copa del món, un altre dia podem perdre a octaus de final.

Dilluns.

La ressaca del pa i circ del cap de setmana ens torna al món real. Una Catalunya desacreditada en sentit figurat i real, unes Institucions que són les primeres en desobeir la llei i les regles del joc (les quals ens imposen als ciutadans com d’obligat compliment), amb 630.000 persones a l’atur, la Comunitat més endeutada de totes (el 25% del deute de totes les comunitats autònomes), i que cada cop inverteix menys en I+D.

Una Catalunya que pretén ser uniformitzada per un nacionalisme messiànic que es passa el dia mirant-se el melic. Un Govern que pretén modelar la societat segons la seva imagi-Nació. Un política a-cultural que cerca fossilitzar les tradicions i ficar-les dins d’una bombolla protectora. Una casta política encantada d’haver-se conegut. Un país de les meravelles que acaba de descobrir la corrupció casolana.

El triomf esportiu de diumenge ens dóna esperança i “visibilitat”. Però avui som dilluns i hem d’aprofitar aquest impuls per a construir una Catalunya integradora com la selecció de futbol espanyola. A Espanya, el treball en equip ens farà guanyadors.

Tornar al Diari

__________________________________________________________

.

Traducción al castellano:

«Panem et circenses»

Un fin de semana muy entretenido. Sábado, pan con tomate y butifarra. Domingo, pan y fútbol (o pan y toros, como se prefiera).

Sábado.

Fue importante el empacho nacionalista de la mani del sábado. Vimos el Paseo de Gracia a rebosar, con esteladas y gritos de independencia, presididos por Montilla y el PSC. Había un gentío colosal, una multitud similar a la carrera de El Corte Inglés.

Nos dicen que había más de un millón de personas, es decir, que en una superficie de 100.000 m2 había más de 10 personas por metro cuadrado. No lo pongo en duda, ya que en Cataluña tenemos muchos hechos diferenciales, y quizás éste sea otro. Como el don de la ubicuidad, pero a la inversa: en Cataluña tenemos el hecho diferencial de tener 10 personas a la vez en un mismo metro cuadrado.

Yo lo intenté en mi casa, con mi novia, su hermana y mis vecinos del quinto, y no cabíamos todos en el mismo metro cuadrado, y eso que estamos todos delgaditos gracias a la operación bikini y al plan Special K.  Pero claro, nosotros somos unos botiflers y no podemos disfrutar de ese don nacionalista de estar diez personas a la vez en el mismo punto. Además, mientras hacíamos el experimento mi novia me ordenó “que corra el aire” entre su hermana y yo. Y es que la hermana está para mojar pan, como mi novia, pero este es otro tema.

Tengamos seny, por favor: se ha de reconocer que la manifestación tuvo una importante participación, fue un impulso a favor del soberanismo (y en contra de España), se recordó la existencia de una gran masa social obsesionada con la cosa patriótica. Pero no eran un millón. En la mani, unas 100.000 personas, y aún gracias, según cabida de la superficie ocupada. Y en toda Cataluña, los independentistas son entre el 15 y el 20% de la población, no más, según estudios demográficos de la Generalidad los cuales están siendo confirmados por las Consultas independentistas. De todas formas, cien mil personas es una cifra nada despreciable.

Pero el auténtico éxito de la manifestación fue el efecto red bull: dio alas a los soberanistas los cuales, si votan en masa en las próximas elecciones de otoño y, además, se da el hecho de una alta abstención como viene siendo habitual, el voto soberanista se verá amplificado. Parecerá que son mayoría en Cataluña. Por eso, el triunfo o fracaso de la manifestación lo podremos valorar en las próximas elecciones.

Domingo.

¡Gracias Dios mío por escuchar mis oraciones! Fue emocionante ver el gol de Iniesta, celebrar el triunfo de España ondeando la bandera nacional en la calle, y demostrar públicamente el orgullo de ser español en Cataluña, lo cual era impensable hace pocos años.

Hace unos años, si ibas por Las Ramblas con la bandera española, recibías unos muy democráticos insultos y ataques. Lo mejor que te podía pasar era que te tildaran de fascista y te rompieran la cara muy democráticamente. Los catalanes que no renegamos de España éramos invisibles, hasta ayer. Tras 30 años de nacionalismo catalán y de silencio administrativamente impuesto, la gente salió a la calle de forma espontánea, sin convocatorias, ni autocares, ni bocadillos, ni subvenciones. Sólo en Maria Cristina, eran 75.000 personas según datos de aquellos que el día anterior contaban 10 personas por metro cuadrado. Parece ser que en 24 horas han aprendido a contar. O a restar, no lo sé.

Pude constatar que entre nosotros éramos mayoría los jóvenes y adolescentes. Gente de mi generación y anteriores, menores de 30 años, los cuales hemos comido papilla nacionalista de pequeños, hemos buceado en la inmersión lingüística educativa (y milagrosamente no nos hemos ahogado), hemos sido hipnotizados por el tomàtic y el Club Súper 3, y se nos ha hecho entender que vivíamos de alquiler en un país que no era el nuestro, como si fuéramos los indios de una reserva norteamericana. Pues bien, ayer salimos del armario. ¡Hay motivo para la esperanza!

Sin embargo, debemos tener seny. No podemos basar nuestra catalanidad hispánica sólo en el fútbol, porque del mismo modo que ayer ganamos la copa del mundo, otro día podemos perder en octavos de final.

Lunes.

La resaca del pan y circo del fin de semana nos vuelve al mundo real. Una Cataluña desacreditada en sentido figurado y real, unas Instituciones que son las primeras en desobedecer la ley y las reglas del juego (y luego nos imponen a los ciudadanos su obligado cumplimiento), con 630.000 personas sufriendo el paro, la Comunidad más endeudada de todas (el 25% de la deuda de todas las comunidades autónomas), y que cada vez invierte menos en I+D.

Una Cataluña que intenta ser uniformizada por un nacionalismo mesiánico que se pasa el día mirándose el ombligo. Un Gobierno que pretende moldear a la sociedad según su imagi-Nación. Un política a-cultural que busca fosilizar las tradiciones y enclaustrarlas dentro de una burbuja protectora. Una casta política feliz por haberse conocido. Un país de las maravillas que acaba de descubrir que aquí la corrupción también es posible.

El triunfo deportivo del domingo nos da esperanza y “visibilidad”. Pero hoy es lunes y hemos de aprovechar este impulso para construir una Cataluña integradora como la selección de fútbol española. En España, el trabajo en equipo nos hará ganadores.

Volver al Diario

Aquesta entrada s'ha publicat en Diari i etiquetada amb , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

21 respostes a «Panem et circenses»

  1. jordi ha dit:

    ¿Un éxit de participació 100 mil persones?
    Ciutadans va treure 80.000 vots i tres diputats a les darreres eleccions.
    Si tots els papanates de la manifestació votèssin al mateix partit, com a molt tindríen 5 diputats sobre 135

    • mitesimentides ha dit:

      Jordi, en efecte, no m’he expresat correctament. Considero que la participació fou important (cent mil persones, un dissabte de juliol a les sis de la tarda, no és una xifra menyspreable), però l’èxit autèntic és l’alta motivació que les masses sobiranistes han guanyat (l’efecte red bull). Ja ho he corregit. Gràcies per la puntualització!

  2. Manel ha dit:

    Un escrito más que notable. Gracias por compartir tus reflexiones.

  3. mitesimentides, muy muy bueno. Te ‘sigo’ desde que te encontré en Facebook y hasta ahora no me he enterado de que existía el blog (lento mental veo que estoy). Ya te estoy recomendando, of course. Nos vamos viendo.

  4. (hablo ‘la mar de bien’ en catalán, pero lo respeto demasiado para destrozarlo si intento escribirlo)

  5. Galderic ha dit:

    Dos comentarios.
    Uno. Yo estuve en la manifestación y he estado otras veces en el campo del Barça repleto, unas 100.000 personas, y se lo que abultan a la salida. Puedo afirmar que la gente que había en la manifestación es de largo varias veces la que cabe en el campo del Barça.
    Dos. Hemos estado muchos años oyendo los mitos y mentiras del nacionalismo español que contra toda evidencia se ha autodefinido machaconamente como “no-nacionalista”. Después de la reciente y exacerbada exhibición patriótica -legítima- de los seguidores de la Roja creo que pretender seguir autotitulándose como “no-nacionalistas” es ofender la inteligencia.

  6. Galderic, opino que españolear como se ha hecho con lo del mundial no es ninguna manifestación nacionalista (española, supongo que insinuas). Cualquier manifestación o actitud, si no es excluyente o ‘anti’ algo, es simplemente eso, una manifestación o actitud. En este caso de alegría, orgullo, unidad…tres cosas que no son nacionalistas. Es diferente una manifestación de catalanes, por ejemplo, exaltando y enorgulleciéndose de lo catalán, que una manifestación como la última, reivindicando lo que se reivindica y pretendiendo que no haya reglas o que solo valgan para otros.

  7. Galderic ha dit:

    Carlos Fernández Ocón, en cambio yo opino que las muestras de exaltación patriótica española a raíz del mundial sí son nacionalismo. La palabra nacionalismo puede tener distintos significados dependiendo de la época (por ejemplo antes de la Revolución Francesa o después) o de la corriente de pensamiento, pero en todos ellos subyace el sentido de devoción o exaltación de los hechos característicos de la propia nación. Así se entiende en la mayoría de lenguas y países (“loyalty and devotion to a nation”, “love and support for one’s country”, “sentiment de vif attachement à la nation”, “intensa devoción por el país propio”). Como ejemplo de ello, recuerda que cuando Felipe González ganó las primeras elecciones los periódicos de USA dijeron que en España habían ganado unos jóvenes nacionalistas.
    Yo creo que el nacionalismo no es ni bueno ni malo en sí, todo depende del uso que se haga de él. Por ejemplo, si el nacionalismo se usa para imponer leyes, costumbres o idioma a otro territorio usando la fuerza o la coacción, es un nacionalismo malo. En cambio, si el nacionalismo se usa simplemente para disfrutar pacíficamente en el propio territorio de la propia identidad, se trata de un nacionalismo bueno.

  8. Ryo_ ha dit:

    Galderic, te cito: “Por ejemplo, si el nacionalismo se usa para imponer leyes, costumbres o idioma a otro territorio usando la fuerza o la coacción, es un nacionalismo malo. En cambio, si el nacionalismo se usa simplemente para disfrutar pacíficamente en el propio territorio de la propia identidad, se trata de un nacionalismo bueno.”

    Totalmente de acuerdo. Por tanto, todos aquellos catalanes que nos sentimos también españoles no nos queda otro remedio que oponernos a manifestaciones como las del sábado pasado, ya que con lemas como “Adeu Espanya” o “Ni autonomia, ni federalisme. Independència”, entre otros que pude ver mientras paseaba por la Diagonal ese día, es bastante evidente que van claramente en contra de una de nuestras lenguas (el castellano) en nuestro propio territorio (Catalunya como una parte más de España) . Como tú bien dices, este tipo de nacionalismo es malo.

  9. Galderic ha dit:

    Ryo, veo que estás de acuerdo en lo que digo y en consecuencia al menos tú reconoces que la exaltación patriótica a raíz del triunfo de la Roja es nacionalismo español –obviamente del bueno- y por lo tanto ese mito y mentira del “no-nacionalismo” es pura falacia.
    En cambio, no coincido contigo que el nacionalismo catalán exhibido en la manifestación del pasado sábado sea nacionalismo malo. De entrada, si tú viste la manifestación, estarás de acuerdo que los manifestantes eran gente completamente pacífica, de comportamiento cívico, familias, abuelos, nietos, gente con silla de ruedas, etc.- Seguramente a ti no te gustaron ni compartías sus pancartas –legítimamente-, pero hay que respetar sus anhelos, diversos, que nacen de un sentimiento común de reacción a un ya lejano pero no olvidado “derecho de conquista”. No es un mito ni una mentira, sino que así rezaba textualmente el Decreto de Nueva Planta. Que además añadía, también textualmente “…habiendo pacificado mis armas ese Principado toca a Mi establecer soberanía en él y de ahora en adelante someterlo a las leyes de Castilla tan loadas en el universo entero….” . Aparte, como que la lengua del pueblo en aquel entonces era 100% en catalán, se daban instrucciones a los flamantes corregidores castellanos que sustituyeron a la administración catalana, que tratasen de remplazar la lengua catalana, textualmente con la siguiente providencia “que se consiga el efecto sin que se note el cuidado”. Mientras haya personas que sean conscientes de esta situación y se nieguen a aceptar las consecuencias de ella, no nos podemos extrañar de que exista un nacionalismo catalán reivindicativo, que a mi modo de ver podemos adjetivar sin duda como nacionalismo bueno, o si prefieres nacionalismo defensivo, ya que además es pacífico, civilizado y democrático.

    • mitesimentides ha dit:

      Galderic: No cabe hablar de “derecho de conquista” en los hechos de 1700-1714. Las Instituciones catalanas juraron fidelidad a Felipe V en las Cortes de Barcelona de 14 de enero de 1702 y éste, a su vez, juró los Fueros catalanes. Además, el testamento de Carlos II le concedió ese derecho a Felipe. Por tanto, Felipe V era rey legítimo.

      Fue después, en 1705, cuando Inglaterra –que observaba con horror la peligrosa acumulación de poder en manos de los borbones– la lió, resucitando las aspiraciones del Archiduque Carlos, quien desembarcó en San Adrián del Besós y (éste sí, sin ningún derecho) conquistó Barcelona ante la indiferencia del pueblo. Meses después, las instituciones catalanas traicionaron su juramento anterior y juraron fidelidad a Carlos de Habsburgo mientras la ciudad estaba ocupada por su propio ejército. Ante la traición de las Instituciones, Felipe recuperó la posesión, por las armas, del territorio.

      El Decreto en ningún momento habla de “derecho de conquista” (pues no hubo tal: Con el testamento de 1700 y el juramento de 1702 Felipe V era rey legítimo), sino que habla de “pacificación por las armas” (recuperación del territorio). Además, recuerda que no todos los catalanes iban con los Habsburgo. Muchos catalanes apoyaban a los Borbones: de ahí nacieron luego los “Mossos d’Esquadra”, que eran catalanes que habían sido partidarios de Felipe durante la guerra.

      Los hechos de 1700-1714 han sido manipulados. No hubo ningún “recuerdo de la derrota” hasta que la Renaixença (mejor dicho, el nacionalismo derivado de la misma), lo sacó como espoleta para azuzar los nobles sentimientos de las personas. Es una manipulación histórica para, a su vez, manipular los sentimientos de las personas de bien. ¡Quién va a oponerse a eso! Si tales hechos fueran ciertos, yo también me sublevaría ante tal injusticia!!! El problema es que la injusticia la cometen quienes sacan conejos de la chistera, como el de la Diada.

      —–

      Por otro lado, la lengua castellana se introdujo en 1414 con la entronización de los Trastamara (compromiso de Caspe), no en 1714 por Felipe V. En efecto, el proceso de castellanización empezó en el siglo XV, coincidiendo además con la crisis económica y social que se vivió en aquel siglo y en los siguientes. Escritores como Boscán, y otros, escribían ya en castellano, mucho antes de que llegaran los Borbones o incluso (o casi, depende) antes de que llegaran los Austria.

      —–

      Finalmente, cambiando de tercio, volviendo a la manifestación del sábado pasado, es justo reconocer el ambiente pacífico y festivo de los manifestantes, salvo unos pocos fanáticos (unos 50) que increparon e intentaron agredir a Montilla, quien tuvo que esconderse en un edificio oficial escoltado por 20 policías.

      De la misma manera, es justo reconocer también el ambiente festivo y pacífico de los seguidores de la selección de fútbol tras ganar el mundial, salvo una minoría exaltada que protagonizaron hechos violentos. Como ocurrió el sábado, como ocurre cuando gana el Barça, o el Madrid, o el Alcorcón… como ocurre siempre.

      Ninguna exaltación violenta es justificable, provenga de donde provenga. Y por cuatro fanáticos exaltados no es de justicia generalizar.

  10. Galderic ha dit:

    Mitesimentides, lo siento, pero yo sí que creo que cabe hablar de “derecho de conquista” pues es algo que no me invento e, insisto, es así tal como está escrito textualmente en esa magna ley, que nunca se ha querido derogar. El contexto…. podemos diferir en el análisis del contexto. Las cosas a veces son según del lado que se miran. Y por muchas razones que cada bando crea que le asisten, no se puede obviar que esta es también una historia de agresores y agredidos. Y hay mucha, mucha, gente que la contempla desde el lado de los agredidos. Y ya se sabe, agresores y agredidos, conquistadores y conquistados, vencedores y vencidos, nunca ven la historia de la misma manera.

    No estoy en absoluto de acuerdo que el castellano se empezase a introducir en Cataluña en el siglo XV. Puede que algunas élites, minoritarias, lo usaran, al igual que en la Inglaterra del XVI la corte hablaba en francés, lo mismo hacía la alta burguesía del XIX en Uruguay, o algo similar pasaba en Rusia, pero la realidad es que el pueblo hablaba en su totalidad sus respectivas lenguas propias únicamente. Porque tal como afirman los sociolingüistas nunca un pueblo ha creado dos lenguas. En Cataluña hasta finales del XIX el pueblo hablaba únicamente su lengua propia, el catalán. Sólo los estamentos oficiales y centros de poder fueron sustituyendo poco a poco la lengua propia por la obligada castellana. Si dudas de lo que digo, te sugiero un ejercicio. Ves a cualquier archivo histórico de Cataluña y echa una ojeada a los protocolos notariales del XVI y XVII (capítulos, testamentos, ventas, contratos, etc.) y verás que todos están escritos únicamente en catalán. Puedes también mirar las actas de los Ayuntamientos. En todos es sólo a partir del Decreto de Nueva Planta que empiezan poco a poco a redactarse en castellano. También si tienes ocasión mira el archivo particular de una casa catalana de muchas generaciones. Observarás el mismo proceso de sustitución lingüística que en los ejemplos anteriores. En algunos casos es incluso divertido leerlo por la cantidad de catalanadas que hacían, lo que no es de extrañar pues si bien escribían en castellano se nota perfectamente que su lengua era el catalán.

    • mitesimentides ha dit:

      Galderic: Gracias por la respuesta. Pero no soy capaz de encontrar dónde está escrito textualmente el “derecho de conquista” en el Decreto de Nueva Planta de 1716, en qué página, en qué línea.

      Sí que se cita textualmente el “derecho de conquista” en otro Derecreto anterior, el de 1707, que rigió en Aragón y Valencia, no en Cataluña, y se cita impropiamente, en mi opinión: es revelador que en los Decretos posteriores, como el de 1716 que afecta a Cataluña, no se citase en absoluto tal derecho (¿se rectificó el uso impropio anterior?).

      En los colegios, actualmente, se explica a los alumnos un versión parcial de los hechos: se omite deliberadamente el hecho de que Felipe no necesitaba alegar derecho de conquista porque era el rey legítimo: por el juramento de las Instituciones catalanas en 1702 y por el testamento de Carlos II leído en 1700. Tampoco se cita que la ocupación posterior fue en respuesta a la rebelión de 1705, que puede calificarse de traición al romper un juramento anterior.

      Y por eso, la imagen que perciben los niños es que una España hambrienta de poder ocupó y sojuzgó por la fuerza un territorio catalán previamente soberano, cuando no fue así: Cataluña ya era parte integrante de España desde siglos atrás, e incluso mucho antes de que existieran las palabras “España” y “Cataluña”, el territorio de la actual Cataluña ha compartido siempre una unidad política y cultural con el resto de la Península Ibérica.

      Es cierto que las cosas pueden verse diferente según del lado desde el que se miren. Pero lo que no se puede hacer es inventarse cosas: decir que el Decreto cita textualmente de “derecho de conquista” cuando en realidad no lo hace (yo, por lo menos, no sé encontrarlo en ninguna página).

      —-

      En cuanto al proceso de castellanización en Cataluña. Comparto tu opinión de que en el uso cotidiano, la difusión del castellano en Cataluña fue escasa. No sólo el pueblo hablaba catalán, sino incluso la aristocracia no lo abandonó completamente y continuaba usándolo (en 1555 el obispo Jubí se dirigía en catalán a San Ignacio de Loyola). En 1621 Pere Gil afirma que el castellano en Cataluña sólo era conocido (que no quiere decir que fuere mayoritariamente usado) en pocas ciudades: Barcelona, Tarragona, etc. Y es también cierto, como dices, que la documentación oficial permaneció vigente el catalán hasta el derecho de Nueva Planta: actas y constituciones de Cortes redactadas en catalán ,etc.

      Ahora bien, pese a esta vigencia del catalán –indiscutible-, también es incontestable que el proceso de castellanización comenzó tres siglos antes. Fue un proceso progresivo, gradual, y de tendencia siempre al alza.

      Se inició con la entronización de los Trastámara (1414) y el uso del castellano en la corte real aragonesa-catalana-valenciana. Pero continuó. Por ejemplo en la literatura: escritores bilingües catalanes, como Guillem de Torroella, Enric de Villena, Francesc Alegre, Romeu Llul, Francesc Moner, y finalmente escritores prácticamente castellanizados como Boscán, Timoneda, Ferrandis de Heredia, Milá, etc.

      El castellano se convirtió no sólo en la lengua de la Corte, sino también de la literatura y, de ahí, se fue introduciendo en el pueblo. La mayor parte de la propaganda catalanista escrita en el contexto de la revuelta de 1640 estaba escrita en castellano.

      En definitiva, sea como fuere, lo cierto es que cuando Felipe V promulgó sus Decretos de Nueva Planta, el castellano ya estaba introducido en Cataluña de forma importante desde hacía 300 años (desde 1414), en un proceso gradual, progresivo y siempre incrementándose. No es cierto, por tanto, que Felipe V introdujera el castellano en Cataluña.

  11. frodobolson09081981 ha dit:

    Si se me permite un comentario fuera del temita de nuestro amado Felipe, creo, y seguramente Mites a lo mejor lo puede confirmar, que la mayor parte de los que fueron a la manifestación de La Roja eran veinteañeros, como apunta Mites, con lo cual ya se demuestra de que la mayor inconformidad con el nacionalismo reside ahora en la juventud. Si no, que nuestro amigo mites lo confirme o niegue.

  12. frodobolson09081981 ha dit:

    Mas que nada lo digo, porque los que fueron a la del Estatuto fueron gente mayor. Y sobre lo de los escritores que has mencionado, el único que me suena es Juan Boscán, y sólo porque fue compañero de Garcilaso.

  13. mitesimentides ha dit:

    Frodo: pues sí, en la celebración del mundial me quedé asombrado por la edad de los asistentes: La inmensa mayoría eran menores de 30 años (adolescentes y veinteañeros), aunque había de todo.

    En cuanto a la manifestación del sábado, por las fotos publicadas en prensa se ve que no sólo fue gente mayor, también jóvenes, aunque no sabría decirte en qué proporción.

    De todas formas, debido la diferente naturaleza de los dos actos, es normal que el domingo la gente de mediana edad lo celebrara de forma más tranquila, en su casa, y en cambio en la manifestación política asistieran gente de todas las edades.

    Con independencia de todo lo anterior, me quedo con la imagen de un grupo numerosísimo y mayoritario de jóvenes y adolescentes celebrando el triunfo de la selección, ondeando banderas españolas, y mostrando sin complejos su orgullo de ser españoles. Si, además, esta gente no se abstuviera en las elecciones, creo que en Cataluña habría esperanza. Lo difícil (y meritorio) va a ser motivar políticamente a los jóvenes.

  14. Cristina ha dit:

    Frodo, yo tuve exactamente la sensación contraria en la manifestación; que había muchísima gente joven y que esta gente joven era, probablemente, la que mantenía una postura más favorable a soluciones cercanas a la autodeterminación. Pero puede ser que sólo sea una impresión mía.

  15. frodobolson09081981 ha dit:

    Debo decir, que a santo de lo que Mites ha hablado, me comentó una persona que había estado en Olot (estoy hablando de Gerona, la provincia menos castellanizada), que había mucha gente mayor de 80 años que no sabía hablar el idioma. Claro que, estoy hablando de hace diez años. Siempre se le disculpaban porque decían que no lo sabían hablar. Es decir, si se me permite la expresión y no lo considera nadie ofensivo…

  16. frodobolson09081981 ha dit:

    Y no estoy diciendo que se negaran a hablar en la lengua impropia, SINO QUE NO SABÍAN HABLARLA Y SE DISCULPABAN POR ELLO.

  17. frodobolson09081981 ha dit:

    De todas formas, si el amigo Mites me permite este comentario, debo añadir que si se lee la novela Secuestrado de Robert Louis Stevenson—cuya acción transcurre en el año 1761—se dice que sólo hablaban inglés en las Tierras Bajas; en las Tierras Altas sólo se hablaba el gaélico escocés y nada de inglés, poniendo alguna comparación con Escocia, si el amigo Mites me permite publicar esto.

  18. Estefania ha dit:

    Sincerament, un gran article. Jo també sóc de la generació del Club Super 3 per així dir-ho, no sé com era sortir amb una bandera espanyola a les rambles fa uns anys però si se com és ara, i em plena d’orgull i alegria saber que hi ha més gent que es sent catalana i espanyola alhora. O almenys que aquest anys s’ha decidit -com jo- a mostrar-ho més. A més hem aconseguit trencar molts mites.
    En quant a comentaris anteriors, sobre el tema dels joves crec que en quant a independentistes joves i els que no ho som està la cosa bastant igualada realment, segueixen sent una minoria però no és per fer broma, cada dia uns quants amics surten de casa amb una estelada.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s