La Vanguardia: Today also in Catalan

(Traducción al castellano, al final)

La Vanguardia: Today also in Catalan

By “Candide”

Have you ever written an online comment to any of The Economist’s articles? You’ll have found the process to be quite simple: just adhere to the comments policy, which is very straightforward and common sense (basically, don’t insult or harm anybody) and whatever you write is published right away and stays there it seems forever.

Now try La Vanguardia. Th eprocess is tedious, it can take up to ten minutes for the “moderators” to check and aprove each comment. Or to not approve it. But at first you aren’t sure if yours got through. So you send again. And maybe a third time. After that you know that something isn’t right. Is it your comment, is it a technical glitch, or is it the “moderator”, and if so, why?

Once I wrote a comment under a pseudonym (Candide isn’t my real name either) and that time I chose a female alias. One of the replies I got was something about me (“Mariona”) being in need of a “Catalan  dick” (cigala) to forget all my stupid thoughts. I did complain in a later comment, but to no avail. So what about the “moderators”? Maybe they’re not really reading your comments?

Big mistake. Go criticise La Vanguardia itself and you’ll get the full load. Not long ago I raised the issue which today will keep us busy and had to give up after almost a dozen attempts spread over a whole day, repeating my brief point over and over again. (Oh yes, I store my comments on the hard drive. I’ve learned.)

It’s not only poor old me. Today (June 6, 2011) censorship struck someone else. Her comment was there, but then magically disappeared. This article got her upset enough to accuseLa Vanguardia of stooping down to the level of the yellow press and to “strangely” blow the horn of Spanish -and not, as usual, Catalan- nationalism. Thus warned, I watched my own words carefully. The comments section was closed shortly afterwards, while normally commenting is finished around 10pm (no 15 days period like with The Economist).

But back to today’s topic. Last month Antoni Puigverd wrote an article in which he referred to an exchange with Félix de Azúa which ended with Azúa’s question: “If you’re so worried about the future of the Catalan language, why do you write in Spanish?”

Puigverd replies with a lot of “circunstancias sociolingüísticas”, but leaves out one very important detail. My comment, refused by the anonymous “moderators” during the whole day, tried to make this point. I am not bringing it up here and now to extend my particular feud with Catalonia’s biggest and most influential newspaper to the blogosphere; the issue is of general interest and goes beyond what one news outlet does or does not like. It’s about the whole of Catalan language policy and, being language so dear to and defining of the Catalan soul, it’s about what Catalonia is today.

The point which Puigverd so blatantly missed, which La Vanguardia doesn’t want to talk about and which has gone largely undebated on over the past 30-odd years is the role of the privately owned press in what we call here “the normalisation of the Catalan language”, which is no less than the centrepiece of the “national struggle” of Catalans as a distinct people.

Put simply, Puigverd was not writing in Catalan because his newspaper published in Spanish. That’s a lot of “sociolinguistic circumstances”. It really is. For if a language that has been demonised during the times of Franco and relegated to a second class dialect wants to recover from the objective grievances that there were, there is one very simple and effective thing you have to do: once the dictatorship was over the first aim of Catalans would have been to restore the prestige of their language. After all, isn’t Catalan a thousand years old, as they like to claim here, and quite rightfully so? Apparently, there was an acute awareness that Catalan needed more prestige, and measures were indeed taken to create this prestige, but were they the right ones, were they enough, and above all were they taken by the right layers of society?

“Prestige” is so essential that sociolinguistics has adopted it as technical term. Its prestige is what makes you want, or rather need, to learn and speak a language. In Catalonia we have seen generations of TV commercials that call on you to speak Catalan, paid for by the regional administration called Generalitat. But prestige cannot be bought with adverts.

Legally, Catalonia is a bilingual society, which reflects the state of affairs when more than 50% have Spanish as their mother tongue. Nevertheless, shopkeepers who give preference to Spanish over Catalan can be fined, children in public schools have to use Catalan as the classroom language, and immigrants (those poor buddies who come from outside of the EU, for we EU citizens have our own rights) have to learn Catalan lest they want their chances of being allowed to stay in Spain drastically diminished. So that’s what the law does, and hitting the most vulnerable as it goes.

But what about Catalonia’s civil socienty? That part of the common will that is not expressed through laws? Certainly, we have a lot of patriotic organisations here and they are well funded by the Generalitat. The most important (or notorious) of them, Òmnium Cultural, obeys to the slogan “Language, Culture, Country” (yes, I also always read it as “One Language, One Culture, One Country”; it’s a given). One would think that the whole of Catalan society stands like one man behind the legislator. And is willing to give its share.

What about the press, then? There are eight (8) public TV channels in Catalan. (On a sidenote: in the present economic crisis it looks like the Generalitat is cutting down on healthcare, but not on those channels.) “Public TV” in Spain means it is controlled and funded by the administration, be it regional or national. The Catalan administration has made use of its powers to implement “normalisation” here, meaning a Catalan-only policy, which actually undermines the mandate of a public medium to represent the whole of society. A great amount of prestige was gained for the Catalan language, albeit at a cost for democracy.

The privately owned media could feel more free to further an ideology, and they usually do so. They could have been key in furthering the prestige of Catalan language a great deal, without any government involvement, just the natural way. The best prestige you can get. Private initiative is big in newspapers, and here’s where we get back to what the civil society does “for the cause”.Cataloniahas three big newspapers: El Punt/Avui, El Periódico and La Vanguardia. El Punt, together with the chronically broke Avui it bought not long ago, publishes exclusively in Catalan. Second by readership is El Periódico, which leans towards the socialists and since the mid-90s publishes also a Catalan-language edition, alongside the traditional Spanish-language one. The biggest is La Vanguardia, which has just started to come out with an alternative Catalan-language edition. LV is heavily leaning towards the Catalan nationalist centre-right coalition Convergència i Unió. And like CiU, LV represents the regional elite’s mentality and priorities.

So LV has finally come out with a Catalan edition, whats the big deal? As big as it gets. But you’ve got to know what you want. If you want the Catalan language to have its due prestige, you speak, write and read Catalan all day long, and only in Catalan. Or else what is now officially a bilingual situation is reverted to Franco times when diglossia was the order of the day: one low variant, Catalan, and a high one, Spanish. The low one you can talk in the streets and among family members, the high one is for educated discourse. La Vanguardiahas been pushing diglossia publishing in Spanish since its inception in 1881. And proudly its owners can read in Wikipedia: “La Vanguardia is the only newspaper that has survived all the Spanish regime changes, from the restoration of Alfonso XII to the 21st century.”

LV is now out with a Catalan-language edition for who wants to buy it. It certainly has been publishing letters to the edtior in their original Catalan for some time already, all the while “correcting” the Spanish-language letters whenever they used the Spanish toponym “Cataluña” into the Catalan one: “Catalunya”. Things like this don’t improve the prestige of Catalan much.

The point is that LV is out with a Catalan version also, it has not switched entirely to what in on other occasions it proudly calls “the language of the country”. During more than 30 years of democracy it has not given Catalan the much needed prestige, leaving the work to the punishing legislator, and now it has only been capable of is a tepid also. And this also is being subsidised by the Generalitat, run by CiU

Look at it the other way. Imagine that all what is published in Catalonia were in Catalan. There’s no question that Catalan language would be perceived as having much prestige. Ergo you better learn and speak it., say no more.

But why should La Vanguardia have any special responsibility towards Catalan language? “La Vanguardia’s DNA is Catalan”, said its owner in an article that explained why LV was going Catalan (mind: “also” Catalan, not “only” Catalan) now. Catalan enough it already was when the paper mounted a campaign against the Spanish Constitutional Court last year, coming up with the idea of a hitherto unseen common Op-Ed of basically all Catalan newspapers so that the infamous German term of Gleichschaltung came to mind. The campaign was so vicious that LV extended it even to the single judges, some of whom were depicted at a bullfight, and any true Catalan knows what that means.

La Vanguardia is certainly much Catalan, but the above mentioned article also reveals the economic motivation behind both the sticking to Spanish for so long and the halfhearted switch to Catalan most recently. La Vanguardiais a true survivor. When the time is right, its owner suddenly notices that Catalan is being spoken in the editing room, as if that had been so different even under Franco. La Vanguardiais pure opportunism, and now that there seems to be a wave of Catalan nationalist sentiment which this newspaper has greatly helped to create, it’s time to ride it. At least a bit: “Today also in Catalan.”

To resume the main points above, the public administration often goes too far in its efforts to promote Catalan language, stretching the law to its limits and running afoul of values as fundamental as good governance and democratic representativity, while the two main Catalan newspapers (and several smaller ones alike) do not live up to their own standards of furthering Catalan language and culture. The citizen is increasingly becoming aware that the former is not showing the restraint that would befit its role, while the latter, although not being restrained by legal imperatives, are excusing themselves for their incoherent behaviour with economic reasons. Let me put that excuse into perspective: when members of the right-wing Partido Popular voiced their opposition to Catalan being used in the Senate because they saw it as a waste of money to provide translation services (“everybody speaks Spanish”), all of Catalan society, led again byLa Vanguardia, angrily cried foul: “Money is not everything”. I agree.

So what about the prestige? Some is gained through enforcement, but that comes at a cost which can entail a backlash. Hardly anything is gained by wavering, halfhearted positions, and much of what might have been gained is lost when the language at stake is used as a weapon, when double standards make the citizen suspect obscure or selfish interests.

Double standards abound so much in the local nationalist discourse that one cannot avoid the feeling that especially La Vanguardiaas one of the spearheads of Catalan nationalism is using the national issue to its economic advantage, and that this can be made extensive to the whole ruling eliteLa Vanguardiarepresents. This, in turn, makes today’s Catalan nationalism a fiction by the making of a few, followed by a youth (ever so restless and relentless, as any youth goes) who, having logically missed out on what happened during the past decades and instead being fed a lot of lies at home, at school and through newspapers likeLa Vanguardia, are radicalised enough to demand going beyond the elite’s conveniences. They demand the independence of the region right away. This is not a promising mix.

Catalan nationalism today is shutting itself off from the world. Don’t question it. Your comments will be erased. Or you will be called a tool of pan-Spanish centralism, which is

the raison d’être of the Catalan News Agency, the English-language offspring of Catalonia’s “national” news agency ACN: foreign correspondents are writing under the influence of the Madrid press, their deviations have to be corrected. But that’s another story. Or just more of the same: The ACN has an opinions section in English were you might want to leave a reader’s comment, just to see it not getting published.

It’s always more of the same. The sad panorama of myths, lies and manipulations. Catalan language itself, being undeservedly at the centre of the storm, might suffer from this political climate. In the end, those who have set out to salvage it might be ruining its prestige. A language just wants to be spoken. It’s nobody’s property, it’s all humanity’s heritage. It’s that simple.

.

___________________________________________________________

Traducción al castellano:

La Vanguardia: Hoy también en catalán 

Por “Candide”:

¿Alguna vez has escrito un comentario en la web de The Economist?  Habrás visto que el proceso es sencillo: simplemente aceptas las condiciones de uso (que son muy básicas: no insultar ni hacer daño a nadie), y ya está. Todo lo que escribas se publica de inmediato y allí seguirá parece que para siempre.

Ahora intenta hacerlo en la web de La Vanguardia. El proceso es tedioso; los “moderadores” pueden tardar hasta diez minutos en comprobar y aprobar tu comentario. O no aprobarlo. Pero en un primer momento no estás seguro de que tu comentario les haya llegado, así que lo envías una segunda, e incluso una tercera vez.  Después de esto ya sabes que algo va mal: ¿será tu comentario, será un problema técnico, o será el “moderador” y, en tal caso, por qué?

Una vez, escribí un comentario en la web de La Vanguardia bajo el pseudónimo de “Mariona” (Candide tampoco es mi nombre real).  Una de las respuestas que recibí de otro usuario fue que necesitaba “una cigala catalana” para olvidar todos mis pensamientos estúpidos (comentario de las 18:42).  Me quejé en un comentario posterior, pero fue en balde. ¿Dónde estaban los “moderadores”? ¿Será que en realidad no leen los comentarios?

Craso error. Atrévete a criticar la propia Vanguardia y te darán tu merecido.  No hace mucho, salí con el tema que nos ocupará hoy   y tuve que rendirme al cabo de todo un día en el que iba enviando la misma corta nota casi una docena de veces.  (Por supuesto, archivo mis comentarios en el disco dura. He aprendido.)

Y no es sólo cosa mía. Hoy (06/06/2011), la censura se ha cebado sobre otro lector, quien había escrito un comentario que luego desapareció por arte de magia. La lectora en cuestión se había enfadado por este artículo, que consideraba “digno de la prensa amarilla”, y se había mostrado sorprendida que La Vanguardia hiciera el juego al nacionalismo español, y no, como de costumbre, al catalán.  Puesto sobre aviso, formulé mis propio comentario con mucha cautela. La sección de comentarios se cerró poco después, cuando lo habitual es que se cierre a las 22:00 horas. (The Economist la cierra al cabo de 15 días).

Pero volvamos al tema que nos ocupa. El mes pasado, Antoni Puigverd escribió un artículo en el que relató “una dura polémica” con Félix de Azúa que terminó con la siguiente pregunta de Azúa: “Si tanto te preocupa el futuro del catalán, ¿por qué escribes en castellano?”

Puigverd le respondió con una gran cantidad de “circunstancias sociolingüísticas”, pero dejó de lado un detalle importante. Intenté poner de relieve ese detalle en la web de LV, pero mis comentarios eran rechazados reiteradamente por los “moderadores” anónimos. No quiero extender mi particular batalla con el mayor y más influyente periódico de Cataluña a la blogosfera. El asunto és de interés general y va más allá de lo que le gusta o no a un periódico. Trata de la política lingüística en Cataluña y, ya que la lengua es tan querido por los catalanes y tan definidora de su alma, trata de lo que Cataluña es hoy en día.

Ese detalle que Puigverd olvidó convenientemente, del que La Vanguardia no quiere que se hable y que no se ha debatido prácticamente nunca en los últimos más de 30 años, es el papel de la prensa privada catalana en la “normalización” del catalán, que es nada menos que la piedra angular de la lucha del nacionalismo por marcar su diferencia como pueblo.

En resumen: Puigverd no escribía en catalán porque su diario se publicaba en español. Estas son “circunstancias sociolingüísticas” de verdad. Y de las buenas. Porque si una lengua perseguida durante el franquismo y relegada a dialecto de segunda quiere recuperarse de los agravios objetivos, hay que hacer una cosa  muy sencilla y efectiva: el primer objetivo de los defensores de la lengua habría sido la recuperación de su prestigio. Después de todo, ¿no es el catalán una lengua milenaria, como les gusta decir, y tan legítimamente? Al parecer, hubo efectivamente una fuerte conciencia de que el catalán necesitaba más prestigio, y se tomaron medidas para impulsar ese prestigio, pero ¿fueron las correctas? ¿Fueron suficientes? Y sobre todo, ¿fueron adoptadas por los correspondientes estratos sociales?

El “prestigio” de una lengua es tan esencial que los sociolingüístas han adoptado esta palabra como término científico. El prestigio de una lengua es lo que induce la voluntad –o, mejor dicho, la necesidad-  de aprenderla y usarla. Hemos visto en Cataluña sucesivas campañas televisivas fomentando el uso del catalán, campañas financiadas por la Generalitat. Mas el prestigio no se puede comprar con anuncios.

Legalmente, Cataluña es una sociedad bilingüe, siendo el español la lengua materna de más del 50% de los habitantes. Sin embargo, se multará a un comerciante por rotular su negocio sólo en español; los niños deben estudiar en el colegio público exclusivamente en catalán; y los inmigrantes (aquellos pobres tíos de fuera de la EU, porque los ciudadanos de la Unión tenemos nuestros propios derechos) están obligados a aprender catalán si no quieren ver disminuidas drásticamente sus posibilidades de permanecer en España. Así es la legislación aquí: golpea a los más vulnerables.

¿Y la sociedad civil catalana? Existe un gran número de organizaciones patrióticas, que reciben buenas subvenciones públicas de la Generalitat. La más importante (o notoria) de ellas es Òmnium Cultural, cuyo eslogan es “Lengua, Cultura, País” (sí, yo también siempre lo leo como “Una Lengua, Una Cultura, Un País”, es automático).  Se podría pensar que el conjunto de la sociedad catalana se encuentra unida como un solo hombre detrás del legislador, dispuesto a poner su granito de arena.

¿Y qué pasa con la prensa, entonces? Hay ocho (8) canales de televisión públicos  en catalán (un inciso: con la crisis económica, la Generalitat recorta en presupuesto para sanidad, pero no en número de canales). A pesar de llamarse “públicos”, estos canales no cumplen con el mandato de unos medios verdaderamente públicos, el de representar a toda la sociedad, y emiten exclusivamente en catalán. Con estas medidas, el catalán habrá visto incrementado su prestigio, pero a costa de erosionar la democracia.

Los medios de comunicación de propiedad privada pueden sentirse más libres   para seguir una ideología, y generalmente lo hacen. Podrían haber sido claves en la promoción del prestigio del catalán, sin necesidad de participación pública;  simplemente de manera natural.  Este es el mejor prestigio que se puede dar. La iniciativa privada es mayoritaria en la prensa escrita y diaria, y es aquí donde volvemos a ver lo que la sociedad civil hace “por la causa”. En Cataluña hay tres grandes diarios: El Punt/Avui, El Periódico y La Vanguardia. El Punt (que compró hace poco el diario Avui) se publica exclusivamente en catalán. El Periódico publica una edición en catalán desde mediados de los 90, además de la tradicional edición en español. Pero el principal diario de Cataluña es La Vanguardia, y justo acaba de lanzar una edición en catalán.  LV es próximo al nacionalismo catalán de centro-derecha (CiU), y representa la mentalidad de la elite regional y sus prioridades.

Así que, finalmente, ya tenemos edición de LV en catalán. ¿Hay algún problema en eso?  Pues que uno debe saber lo que quiere: si uno quiere que el catalán recupere su prestigio, deberá hablar, escribir y leer en catalán –y sólo en catalán- de forma habitual. Lo contrario es mantener una situación de diglosia similar a la existente en época de Franco: una variante baja –el catalán- y otra alta –el español-.  La variante baja se habla en la calle y en familia, mientras que la alta se usa en situaciones formales y cultas. La Vanguardia ha estado fomentando la diglosia publicando en español desde su fundación en 1881. Y es con orgullo que sus propietarios pueden leer en Wikipedia: “La Vanguardia es el único diario que ha sobrevivido a todos los cambios de régimen español, desde la restauración de Alfonso XII hasta el siglo XXI”.

LV ofrece ahora una edición en catalán para todos aquellos que la quieran comprar. Hasta ahora, sólo publicaba algunas cartas de los lectores que se recibían en catalán, y de aquellas que se recibían en castellano “corregía” el topónimo “Cataluña”, traduciéndolo al catalán: “Catalunya”. Tales cosas no mejoran mucho el prestigio del catalán.

La cuestión es que ahora LV se publica también en catalán. Quiero decir: el diario no ha cambiado a lo denomina “la lengua del país”. En los últimos 30 años de democracia, LV no ha vestido la lengua catalana del prestigio tan esencial, dejando la pelota en el tejado de la legislación punitiva.  Y ahora, sólo ha sido capaz de ese tibio también. Ese también convenientemente subvencionado por la Generalitat, en manos de CiU.

Mirémoslo desde otro ángulo. Imaginémonos que todo lo publicado en Cataluña fuera en catalán. Sin duda, el catalán sería percibido como una lengua de mayor prestigio, necesaria de aprender y usar.

¿Por qué LV debería tener una responsabilidad especial hacia el catalán? “El ADN de La Vanguardia es catalán”, dijo el dueño del diario en un artículo donde explicaba por qué LV ahora se publica también (pero no sólo) en catalán. Efectivamente, muy catalanamente el diario montó una campaña contra el Tribunal Constitucional el año pasado, difundiendo un editorial común en todos los diarios de Cataluña, cosa inédita hasta entonces, lo cual nos recordó a algunos lo que los alemanes llaman Gleichschaltung. La presión fue tan fuerte que se dirigió incluso contra jueces individuales, algunos de los cuales fueron fotografiados en una corrida en Sevilla, evocando connotaciones que todo buen catalán sabe reconocer.

En efecto, La Vanguardia es catalana, pero el artículo antes mencionado también pone de manifiesto la motivación económica que subyace tanto en el uso exclusivo del español durante décadas, como en su conversión a medias al catalán. La Vanguardia es un verdadero superviviente. Un buen día, el dueño del propietario se da cuenta de que el catalán se habla en la redacción, como si incluso bajo Franco hubiera sido muy diferente. La Vanguardia es puro oportunismo, y ahora que parece existir una ola de sentimiento nacionalista catalán –que LV ha fomentado-, ha llegado el momento de subirse al carro. Aunque sea un poquito: “Hoy también en catalán”.

Resumiendo los principales puntos anteriores: la administración pública a menudo se extralimita en sus esfuerzos por promover la lengua catalana, llevando la aplicación de la ley a unos extremos insanos, en los que se vulneran principios tan básicos como el buen gobierno y la representatividad democrática. Por el otro lado, los dos periódicos grandes (y varios de los pequeños) no cumplen con sus propias declaraciones de fomentar la lengua y cultura catalanas. El ciudadano está cada vez más consciente de que la primera no se atiende a los límites inherentes en su función oficial, mientras que los últimos, mucho menos encorsetados legalmente, se excusan por su comportamiento incoherente con razones económicas. Hay que poner estas excusas en contexto: cuando miembros del PP pusieron el grito al cielo por el gasto en traducción simultánea que causó el uso del catalán en el Senado, la sociedad catalana, La Vanguardia en primera fila, cogió un tremendo enojo: “¡El dinero no lo es todo!” Yo no podría estar más de acuerdo.

Entonces, ¿qué hay del prestigio? Algo de él se ha ganado mediante la imposición, a un coste social, y por eso podría resultar contraproducente.  Básicamente nada se ha ganado con indecisión. Y mucho del prestigio que se puede haber ganado se vuelve a perder cuando se usa la lengua como arma arrojadiza, cuando el doble rasero hace que el ciudadano sospeche motivos oscuros y egoístas.

El doble rasero es tan evidente en el discurso nacionalista que uno no puede evitar la sensación que sobre todo La Vanguardia como la punta de lanza del nacionalismo catalán está usando el tema para su provecho económico, cosa que puede hacerse extensiva a toda la elite en el poder que La Vanguardia representa. Esto hace del nacionalismo catalán de hoy un tema inventado por pocos, una ficción, seguida por una juventud (siempre tan implacable e inquieta, como toda juventud)  que, habiéndose lógicamente perdido los últimos decenios, y expuesta en casa, en la escuela y en periódicos como La Vanguardia a las mentiras nacionalistas, exige ir más allá de las conveniencias de la elite. Directamente a la independencia. Esta mezcla no promete nada bueno.

El nacionalismo catalán de hoy se está cerrándose dentro de sí mismo. No lo cuestiones. Tus comentarios serán borrados. O bien te llamarán defensor del centralismo español, cosa que es la razón de ser de la versión en inglés de la tan “nacional” ACN: los corresponsales extranjeros escriben bajo la influencia de la prensa de Madrid, sus desviaciones deben ser corregidas. Pero esto es otra historia. O más de lo mismo: la ACN tiene una sección de opinión en inglés, allí puedes dejar tu comentario y ver como nunca se publicará.

Siempre es más de lo mismo. El penoso panorama de mitos, mentiras y manipulaciones. La lengua catalana, tan inmerecidamente en el ojo del huracán, puede sufrir daños por este clima político. Al final, aquellos que dijeron querer salvarla podrían estar arruinando su prestigio. Una lengua sólo quiere ser hablada. No le pertenece a nadie, es patrimonio de toda la humanidad. Es tan sencillo.


.

.

Aquesta entrada s'ha publicat en Economia: la pela, General, Simulació social (matrix), Uncategorized, Victimisme i etiquetada amb , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

25 respostes a La Vanguardia: Today also in Catalan

  1. Candide ha dit:

    I’ve missed out on one interesting detail: La Vanguardia online is still exclusively in Spanish. Seems like the regional government’s subsidies weren’t that plentiful.

  2. Isidro ha dit:

    Hola, ¿como se puede acceder a cataloniawatch?. Me dice que requiere invitación…¿significa que es de pago?. Me gustaba mucho leer sus opiniones…

  3. Ok, some notes to your article.

    To comment in La Vanguardia is certainly a pain in the ass, but so it is in the most of the Spanish online newspapers. You never know when your comment will be approved, or not, and if not why. In La Vanguardia some comments are censored. And? To use the case of La Vanguardia to state that Catalan nationalism is shutting itself off because it does not allow you to question it it’s a bit poor. Are you willing to say the same about ABC and Público, two Spanish newspapers of different ideology that also censore comments? Is Spanish right nationalism shutting off because ABC (and other media) censores comments in their digital media? Is left media shutting off because Público also censores comments? Are we going to judge Spanish nationalism from what media channels like Interecomoía do?

    About the episode of Antoni Puigverd and Félix de Azúa, you are right, nobody forces Puigverd to write in Spanish. But you forgot to mention that Azúa is an activist against helping languages to survive. A language has to survive but itslef, not being helped by any administration. If people don’t use, let it die. But, this same de Azúa is the one who directed for some years the venue of the Instituto Cervantes in Paris. For those who don’t know what this institute is: “El Instituto Cervantes es la institución pública creada por España en 1991 para la promoción y la enseñanza de la lengua española y para la difusión de la cultura española e hispanoamericana. Se encuentra en Madrid y en Alcalá de Henares, Madrid, España, lugar de nacimiento del escritor Miguel de Cervantes. Los centros del Instituto están situados en los cinco continentes.” (from their own website) Needless to say, this Instituto and sus “centros en los cinco continentes” costs us, humble Spanish tax payers, a lot of money every year, money that the central goverment spends to promote one, and only one, of the official languages we have in Spain. Let the others die, like Azúa would say.

    Catalan public tv is only in Catalan like the Spanish public tv is only in Spanish, while in Spain there are more than one official language too.

    You got one thing wrong: immigrants have to learn Catalan in Catalonia, yes, but like they have to learn Spanish. Why don’t you mention the second part? To make an immigrant learn Catalan (in Catalonia, not in Katmandú) is a bad thing but not to make him or her learn Spanish? To provide them with classes to learn Catalan is “to hit the most vulnerable”? So vulnerable that they land here and can’t learn the languages of the country where they want to start a new life? Maybe we should not expect them learn Catalan, nor Spanish, and we try to learn their languages instead, beacuse they are the “most vulnerable”. By the way, to learn Catalan is something we expect from any immigrant, no matter if he or she is from within the EU or not.

    And of course the reason of a Catalan edition of La Vanguardia is economic, which is a good thing. La Vanguardia is a survivor, like any other newspaper with more of 50 years of history in Spain.

  4. Candide ha dit:

    Update: Good to see that at LV they still keep and eye on reality. Shortly after publishing this text I stopped being able to use the comments section of this newspaper. One error message after the other.

    I’ve tried to see for how long they’d keep it up, but today I’ve deleted their cookies and magically lodged a trial comment.

  5. Mira que, personalment, agraeixo molt als diaris que permeten escriure comentaris sense gaire complicacions. Crec que era l’Avui que et feia fins i tot registrar!! Se’t passaven les ganes de comentar i tancaves la pàgina. hehehe

    Però deixant a un costat els detalls tècnics de les possibilitats que ens ofereixen alguns diaris en el 2.0 haig de dir que l’article és bo. M’agrada haver trobat també un altre/a blogger i, alhora, haver-te llegit a tu, de nou.

    Només volia fer un incís per comentar l’explicació de la ja molt comentada llei dels rètols, com retolar, en quina llengua, etc. Mai sé com explicar-ho. De fet, depenent de l’ordre en què escrius les paraules pots provocar diferents pensaments en el lector. O sigui, pots dir, per exemple, el multa per escriure només en castellà o ha d’estar com a mínim en català i sinò et multarà. Però bé, això ja depèn de cadascú.

    I bé, el problema amb LV, hi estic força d’acord. Potser demà m’ho tornaré a llegir perquè ara és molt tard… (Són les dues de la matinada, mare meva).

    Salut!

  6. Candide ha dit:

    Tens raó, més exacte és dir “ha d’estar com a mínim en català i sinò et multarà”. Per la necessitat d’expressar-me de forma concisa no he estat totalment precís.

  7. Josep Lluís ha dit:

    Excelente artículo, excelente. Me ha gustado especialmente el siguiente fragmento: «Esto hace del nacionalismo catalán de hoy un tema inventado por pocos, una ficción, seguida por una juventud (siempre tan implacable e inquieta, como toda juventud) que, habiéndose lógicamente perdido los últimos decenios, y expuesta en casa, en la escuela y en periódicos como La Vanguardia a las mentiras nacionalistas, exige ir más allá de las conveniencias de la elite. Directamente a la independencia. Esta mezcla no promete nada bueno».

  8. Candide ha dit:

    Muito obrigado.

  9. edu ha dit:

    Definitivament a l´independència , ens hi porta l´intransigència del nacionalisme espanyol
    hi també a l´expoli fiscal permanent .
    Tant els costa entendre que els catalans estimin la llengua catalana. Ho el problema és un altre?.

    • Isidro ha dit:

      El problema es que una parte de la población se ampara en su amor a una lengua para negar el derecho constitucional a usar la otra lengua oficial a buena parte de la población.

      ¿Tanto cuesta entender que aquí se está produciendo una violación sistemática de los derechos linguisticos de los castellano-parlantes? ¿O es que aquella parte de la población siente que para la otra parte no existen tales derechos? ¿Cual sería la política linguistica de la Generalitat, como representante conspicua de la población catalano-parlante si lo que pretendiera fuera la abolición del castellano en Cataluña? ¿Seria diferente a la política linguistica actual? ¿En qué?.

      • edu ha dit:

        Vosté que tan preocupat està per l´extinció de la llengua castellana a catalunya, Quan em pugui presentar un alumne de l`inmersiò llingüistica que no sàpigue parlar i escriure en castellà, Me ´l creuré. Entretan permetim dir-li que lo que vosté diu, és pur centralisme castellà, es a dir Espanya peró unicament la seva Espanya .Els drets i obligacions dels castellano parlans a Catalunya també els obliga a entendre i parlar la llengua catalana, d´aixó se ´n diu bilingüisme ,fet que molt frequenment s´oblida per part dels castellano- parlantes. Crec que en el fons els castellano – parlantes tenen un problema d´enveja- odi ,quan veuen que dintre de la seva nació Espanya hi troven gent que parla una llengua que ells desconeixen, aixó els destroza el UNA ,grande i libre.pero castellana.

  10. Isidro ha dit:

    El nivel del castellano hablado y escrito de los alumnos del sistema de inmersión cuya primera lengua es el catalán es muy deficiente. El nivel de escritura de los alumnos del sistema de inmersión cuya primera lengua es el castellano es también muy deficiente. Creo que eso es en definitiva lo que pretenden los políticos nacionalistas con su política lingistica: que el castellano pase a ser una lengua ‘extraña’ y a poder ser ‘extrañada’ por los residentes en Cataluña y por lo tanto dinamitar su función como lengua vertebradora del Estado. Lo que daría de verdad consistencia al ‘Catalonia is not Spain’ sería que el castellano pasase a ser una lengua minoritaria además de ‘minorizada’, término que emplean los sicofantes del victimismo linguistico del catalán.
    Esa es, en definitiva, la auténtica esencia del problema linguistico en Cataluña, la voluntad manifiesta de los políticos nacionalistas (incluida el desprecio del PSC a los derechos de la mayoría de sus votantes) de acabar con el castellano, disfrazando estas políticas excluyentes y agresivas como necesarias para la subsistencia del catalán.
    Por otra parte, y entrando en el terreno personal, yo particularmente no siento ni envidia ni odio hacia las personas que prefieren que en Cataluña los alumnos en general no sean proficientes en la lengua mayoritaria del estado (aunque a sus propios hijos los escolarizen en colegios trilingues). Más bien me causa pena e irritación. Creo que odio es un término demasiado fuerte que no se debe usar si en verdad no se siente. Creo que ese sentimiento, al contrario que en el Pais Vasco, en Cataluña, hasta ahora, no abundaba. Personas como usted parecen estar cambiando las cosas rápidamente.

  11. Jane ha dit:

    Really for the comments that I read here it is possible turn as the Catalan population Catalan nationalist is completely manipulated by the nationalism.

    Congratulations for the article, he clarifies to us many things.

    • edu ha dit:

      After 46 years of dictatorship and 30 years of an incipient democracy, Spanish society is divided. You only have to look at the election campaigns and certain parts of the media. Hate and mistrust still flourish. Spain, as a country has never unanimously condemned or apologized to its victims. There is a part of Spanish society that continues to be idealogically fascist and denigrates those who do not share these ideals, manipulates public opinion and continues to commit cultural genocide especially to those who do not follow their idea of a centralised unified Spain.

      • Pablot ha dit:

        El odio es promovido por los medios y los políticos, en este aspecto sobre todo por parte del nacionalismo español y el nacionalismo catalán, que en catalunya es mayoría en representación política.

        Vivo en Barcelona pero soy de fuera. Aquí he conocido eso de “castellanos”, algo que fuera no se trata ya que no se reconoce a si mismo como un pueblo, es más conocido como una lengua, el “castellano”.

        Por los años que llevo aquí me he dado cuenta que no se va mucho de vacaciones al resto del país y que por lo general los conocimientos de geografía son más bien bajos. En mi gremio, donde hay tanto salido de la universidad, asusta ver que la inmensa mayoría de los que he preguntado dónde está Teruel, no lo saben. Por tanto, cómo criticar algo que no conocen?, cómo puede ser que se tache de fascista lo que no se conoce y sobre todo, como se puede ir de víctima si sólo se conoce lo que dice la generalitat?.

        Menos mal que no pregunto dónde está Logroño o que me sitúen en un mapa Ciudad Real. Haz la prueba.

        el odio se fomenta por ambas partes, pero el nacionalismo español está mal visto por la sociedad, de ahí que hasta diera en un principio miedo y complejo sacar la bandera de España cuando ganó la selección. A mi la bandera de España me la suda, un trapo más con colores. Desde siempre cuando se veía a uno con una bandera de España en el pantalón o una pulsera se decía… “mira, el facha”.

        Te preguntaría el origen de tu pensamiento, porqué piensas así y te respondería a todo, pero en este blog está todo más que respondido. También hay un buen artículo en un blog que se llama “barcossinhonra.com”, no asustarse pro el nombre, no es nacionalista español.

        Me despediré diciendo que lo que tanto se predica por estas tierras de “La lengua hace la patria” es algo que decía Hitler.

  12. edu ha dit:

    Ni bons ni dolens,
    Després de 46 anys d´un regim dictatorial feixiste i de 30 anys d´una incipien democracia. La societat espanyola és una societat dividida. Només cal observar les campanyes electorals o bé els mitjans de comunicació espanyols. L´odi , i la desconfiança és mantenen desperts en el seu ideari col-lectiu. Espanya com estat no ha comdenat unànimament el franquisme ni tampoc ha demanat perdó a les seves víctimes. Hi ha una part de aquesta societat espanyola que ideológicament segueix sent feixiste i denigra qui no pensa com ells, manipula l´opinió pública i segueix cometen un genocidi cultural sobre tot lo que no sigui una visió de l´espanya centralista ,castellana i uniformadora.

    • Isidro ha dit:

      Estoy completamente convencido de que usted trata a muchos mas fascistas de los que cree. Desgraciadamente, estan en su propio bando y usted es incapaz de reconocerlo. Muy probablemente su nacionalismo extremo no ande lejos de esos terrenos.
      Los de su calaña continuan difundiendo una interesada idea falsa de la historia reciente: La guerra civil española fué, degraciadamente, una guerra entre españoles. No de unas regiones contra otras. Por cada ‘gudari’ hubo mas de un requeté y los franquistas catalanes abundaron como hongos. La postguerra la sufrimos en toda España. Es más, durante lo peor de la época franquista, salvo raras excepciones, los nacionalistas catalanes estuvieron quietecitos y en su casa. Fueron los comunistas, socialistas y sindicalistas los que plantaron cara al régimen. Los nacionalistas empezaron a asomar la patita cuando ya había muy poquitos moros en la costa.

      España es un estado con grandes aciertos y grandes errores, como todos los grandes estados, por otra parte. No creo que Estados Unidos como estado haya pedido perdón a los estadounidenses por su guerra civil. Es estúpido y ridículo. Es una bobada que España como estado haya de pedir perdón a los españoles por la guerra civil y la postguerra. Es como pedirse perdon a uno mismo. Solo tiene sentido en personalidades trastornadas. Diferente es arrepentirse del pasado y eso creo que de una manera u otra todos los que formamos parte de España lo hemos hecho. En España, como en todos los demás estados hay gente de derecha, de centro y de izquierda. Le aseguro que hay muchos más de los que usted denomina ‘feixistes’ entre la clase política de derechas en Francia, Estados Unidos, Holanda, Escandinavia, incluso en Italia que en España. Es cierto que hay una parte de la sociedad española que es centralista y contraria a todas las formas de regionalismo y nacionalismo periférico, pero comparados con los jacobinos franceses, por ejemplo, son una minoría de aprendices.

      • edu ha dit:

        A los de su calaña,

        Estupid i ridicul és comparar la guerra civil dels E.U.d´Amèrica amb una sublevacio de cuatre militars facistes,l´oligarquia capitalista i l´esglesia catòlica, contra un govern legalment constituït.És per això que els de la seva calaña deurien demanar perdó. Cinc anys després de finatlzada la guerra, se seguia afusellant gent a les platges de la barceloneta, els presoners catalans o eren en camps de concentració o construin pantans , “el valle de los caidos “en condicions infrahumanes on morien a milers, els pocs que van sobreviure o van fer després de ser degudament depurats. És per això que la gent de la seva calaña deuria demanar perdó.Una dictadura militar que tot i estar agonitzan encara executava gent pel sol fet de no comulgar amb l´ ideal feixista. És per aixó que la gent de la seva calanya deuria demanar perdó. Un país que és dona de demócrata, hi ha un Rei que no l´elegit el poble i una constitució que obliga als militars a garantir ” la unitat de la patria” , això és de pais tercermundista.
        Els agradi o no la gent de la seva calaña, tindran que acceptar. La Legitimitat dels diferents nacionalismes del estat espanyol a puguer , demòcratica i pacificament exercir el seu dret a DECIDIR i a L´AUTODETERMINACIÓ.

        p.d.

        La historia solo la puede manipular el vencedor que es el que la escribe.Es por esto que los calaña también deberían pedir perdón.

  13. Pablot ha dit:

    Pfff, victimismo. Sí, que murió gente en la guerra civil, pero no sólo catalanes, sino de todas partes. Pero si Madrid era republicana!. Más que por ser catalanes, el franquismo torturó, mató y detuvo a quien se reunía en un parque o simplemente por ser sospechoso de conspiración. Me parece feísimo restar sufrimiento a quienes murieron y no eran catalanes.

    Luego te hablaría de la cantidad de gente que apoyaba en Catalunya a franco, pues este se encargaba de sacarles los anarquistas de encima a los de la generalitat, esa supuesta Generalitat tan antigua, pero que no se enseña que la Generalitat hasta hace relativamente poco era para los burgueses, los ciudadanos no tenían derechos.

    Si lees historia, la más neutra… no te convence de nada, sólo te termina dejando claro que el pueblo siempre ha sido manipulado por los poderosos… vamos que reafirma el hacerse republicano, jajaja.

    Quiero recalcar que si supieras de dónde soy y lo conocieras verías que de nacionalista, derechista y españolista tengo más bien poco.

  14. Isidro ha dit:

    A Edu:
    Veo que es usted un completo zoquete que no sabe argumentar nada más que la letanía de sandeces que tienen, más que aprendida, interiorizada los resentidos y resabiados de su especie y que unicamente manifiestan un victimismo ridículo que a duras penas esconde el complejo de inferioridad infinito que les persigue desde hace ya unas cuentas generaciones.

    De donde no hay, no se puede sacar. Me niego a seguir discutiendo con un panfletista obtuso y claramente fascistoide.

    • eduard ha dit:

      Visionario. Soberbio. Prepotente i faltón.

      Podría responder a su mal educado escrito, en inglés ,catalan o valenciano pero lo haré en castellano ya que intuyo que esta es la única lengua que medianamente Vdt usa.
      Debería Vdt mostrar una cierta mesura y más educación a la hora de exponer sus discrepancias
      en relación a los escritos y opiniones de personas opuestas a su pensamiento y doctrina únicos.
      Estoy de acuerdo con Vdt, yo tampoco deseo mantener contacto alguno con personajillos con ínfu-
      las imperialistas, de un imperio venido a menos y que Vdt observa como se le escurre entre las manos , como si fuera un puñado de arena.
      Por último me permitira que como valenciano de bien me despida de Vdt en valenciano o catalan , vera Vdt que dicen lo mismo. ” Siusplau, vagi-sen vostè a pastar fang.”
      Gràcies.

      • Pablot ha dit:

        A mi me parece que ya intentáis ganar mirando a ver quien al tiene más gorda. Uno lama facista al otro.

        Tiendo más a pensar como lo hace Isidro y yo al menos no soy ni nacionalista español ni de derechas, ni nada similar, si me da asquito el nacionalismo en general, el catalán no será menos.

  15. Candide ha dit:

    Me parece que le debo una disculpa a Isidro. Ahora veo que hace meses ya me has preguntado sobre mi blog.

    Lo siento, y aquí la debida aunque tardía respuesta que Cataloniawatch estaba de reformas internas y ahora está otra vez funcionando. Nunca fue de pago; no me des ideas.

  16. Isidro ha dit:

    Gracias Candide, ya hace tiempo que disfruto otra vez de Cataloniawatch. En fin, para mí no deja de ser una especie de consuelo que un observador que objetivamente reune mejores condiciones para ser más imparcial que yo, mantenga una visión tan agudamente crítica de los excesos nacionalistas que se producen en Cataluña.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s