Apuntes sobre Victor Balaguer

Apuntes sobre Victor Balaguer, que no le explicarán a Ud. en la literatura oficial pujolista

225px-Victor_BalaguerLos catalanistas han mitificado a Víctor Balaguer (no el cantante de los años 50, sino el otro: el político y escritor que nació en Barcelona en 1824 y falleció en Madrid -¿qué haría en Madrid?- en 1901).

Fue uno de los principales impulsores de la Renaixença –movimiento cultural de donde bebería posteriormente el nacionalismo político–, ideó los Juegos Florales de 1859, publicó entre 1860-63 una Historia de Cataluña y de la Corona de Aragón (escrita en castellano, sí); destacado masón, liberal, romántico, de izquierdas…

Los catalanistas actuales nos lo describen como “constructor de un país”, “creador de una conciencia colectiva catalana”, “creador de mentalidad”…

A modo de apuntes, casi como borrador, exponemos a continuación algunos aspectos para ayudarnos a desmitificar al personaje:

1.- Para Balaguer, España era su patria, y Cataluña su hogar: no existía confrontación entre una y otra. Así lo escribió en su libro Añoranzas (1893):

“Yo soy, bien lo sabe usted, un catalán empedernido y recalcitrante. Cada día amo más a mi país, y más lo venero (…) Y no vale decir todo esto que ahora se estila de patria chica y patria grande, clasificación que nunca entendí, y que jamás entró en mi pobre magín. ¿Qué quiere decir esto de patria chica, o patria grande? La patria es única: es una sola, y ésta es siempre grande. ¡Mi patria! Para mí es la mayor de todas. ¡Mi patria! Yo no conozco más que una. La otra, grande o chica, será patria de los demás; nunca mía. Lo que hay es que una cosa es la patria (España) y otra el hogar (Cataluña); como una cosa es la sociedad y otra la familia. ¿Soy yo por ventura regionalista como ahora se dice? No lo sé. Creo que sí, pero en el sentido y con el alcance que yo doy a la voz regionalismo, que todavía no ha definido ni fijado la Academia. Soy, sí, regionalista;  pero no de esos al uso. No lo soy hasta el punto de faltar a mi patria española por mi hogar catalán, que la patria está por encima de todo; lo soy sí, hasta el punto de que por el amor a mi patria no he de olvidar el amor a mi hogar (…) (Respecto a los castellanos) Lo que no tenemos es el mismo hogar. Cada uno, desde el nuestro, desde el seno de nuestra familia, acudimos a orar en el templo que nos es común, y allí al pie mismo del altar, comulgamos juntos en nuestro amor a España. Siempre me oyó usted hablar de esta manera ¿no es verdad? ¡Así Dios me conserve mi patria, y en ella siempre, siempre, mi hogar!”

2.- Fue miembro de la Real Academia Española de la Lengua (sí, ese idioma que no puede ser vehicular en la educación catalana gracias a Pujol –inmersión lingüística obligatoria en catalán–; ni rotular comercios exclusivamente –ley de normalización lingüística–; etc). Victor Balaguer ocupó la silla b (be minúscula): tomó posesión de ella el 25 de febrero de 1883 con el discurso titulado Significado e importancia de las literaturas regionales; le respondió Emilio Castelar.

3.- Fue ministro del Gobierno de España en cuatro ocasiones: en 1871 y 1872 (durante el reinado de Amadeo I de Saboya), en 1974 (Primera República Española), y entre 1886-88 (gobierno de Sagasta durante la Restauración).

4.- Su participación en los gobiernos de España se explica por la importante fortuna que Balaguer amasó con el negocio de esclavos en Cuba, promoviendo la defensa  de sus intereses esclavistas. En la Guerra de Cuba, destacó por impulsar la organización batallones de voluntarios catalanes en la Isla para salvaguardar su españolidad y, por tanto, sus negocios.

5.- En su Discurso presidencial de los Juegos Florales de 1900 renegó del catalanismo político de su juventud:

“Franca y explícitamente, pues, declaro que no soy catalanista, aunque sí catalán ferviente y convencido de corazón y de raza, como quien más lo sea y pueda serlo (…). No pertenezco al bando de los catalanistas, ni habito en sus falansterios, ni comulgo con ellos, ni acepto el programa de Manresa, ni creo en el himno de “Los Segadores”. La primera evolución del catalanismo estaba dentro de los Juegos Florales. Mientras no se apartó del terreno literario, pisaba en firme y gozaba de todos sus derechos (…) Pero ya ahora, desplegada su bandera política debe pasar honradamente a otro campo a luchar por sus ideales, que respeto, pero que deploro, abandonando aquél donde sólo pueden sonar voces de paz y concordia y no de odio y venganza”.

6.- Residió en Madrid durante la última parte de su vida, alejado de los ambientes catalanistas. Y allí falleció, en la capital del Reino, en 1901.

 

 

.

Aquesta entrada ha esta publicada en General, Història. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s